miércoles, 26 de mayo de 2021

Homenaje a los héroes asturianos del 25 mayo de 1808

 


El 25 de Mayo debe ser un día muy señalado en Asturias.


Por primera vez en España el pueblo y sus representantes se hicieron con el poder político. Protagonismo de las mujeres asturianas.

ATENEO REPUBLICANO DE ASTURIAS

El 25 de mayo es mucho más que El Martes de Campo en Oviedo. Es el día en el que culmina en 1808 la rebelión asturiana contra la ocupación francesa de gran parte del país. Ya había habido revuelta en Gijón contra los franceses el día 5, y cuando el 9 llegaron las noticias del levantamiento del 2 de mayo en Madrid y de la violenta represión por parte de las tropas francesas de Murat, hubo reacción en Oviedo, y la Junta General de Asturias decide rebelarse contra el Gobierno de Madrid y armar a la población. El día 11 se envían emisarios a las provincias limítrofes invitándolas a sumarse a la rebelión.

El 19, tras una serie de acontecimientos contradictorios (la Junta General se retractó de algunas disposiciones transformadoras), llega a Oviedo un Edicto del Gobierno central que insta a la población a entregar las armas bajo la amenaza de la pena de muerte para quien no obedezca. José García Busto arranca el pasquín y nada menos que Llano Ponte, Agustín Argüelles y Cifuentes salen de Oviedo con el fin de animar a la sublevación, consiguiendo rápidamente reunir a cuatro mil hombres, que se reparten las municiones y los fusiles de la Fábrica de Armas. Detienen al Comandante General de la provincia, que había recibido la orden desde Madrid de fusilar a unos sesenta miembros de la Junta que habían animado al pueblo a armarse. Y ya….

.EL 25 DE MAYO la Junta General de Asturias se transforma en Junta Suprema emanada de la voluntad popular, se erige en Cabeza de la Nación y declara la guerra a Francia. Se nombra al marqués de Santa Cruz General del Ejército (se pretende armar a 20.000 hombres) y se envían delegados a Inglaterra para negociar una alianza contra Napoleón. Días después, siguiendo sin duda el ejemplo de Asturias, también en Cantabria, Galicia y León se repite la asunción de la soberanía por las Juntas respectivas.del movimiento popular, el mismo día 9, sobresalieron al menos dos mujeres, de las que conocemos algunos detalles de su biografía y que nos gustaría destacar, porque que haga ya más de doscientos años de este episodio, cuando la condición social de la mujer era muchísimo peor que la actual, resulta sorprendente, aunque no sean las únicas. También en Madrid Manuela Malasaña o Clara Álvarez y en Zaragoza Agustina de Aragón (catalana, por cierto) se consideran líderes en la lucha por la dignidad femenina y nacional, si bien su participación fuera, en algunos casos, dudosa en comparación al papel desempeñado por las asturianas Joaquina González García Bobela “Xuaca Bobela” y María Josefa González Suárez “Marica Andallón”. Las dos participaron destacadamente desde el 9 de mayo en Oviedo, junto a los demás patriotas. Ambas sobrevivieron a la guerra y fallecieron en 1844 y 1848, superados con holgura los ochenta años de edad. No eran, por lo tanto, unas adolescentes airadas sino unas mujeres hechas y derechas, ya con casi cincuenta años a la espalda Xuaca y cuarenta y cuatro cumplidos Marica. Esta, trabajadora en tabernas de su padre en el Fontán y en la calle de Jesús, había sido sirvienta de una familia notable y vivido en otros lugares de España y también en Francia. Madre soltera, algo muy frecuente en la Asturias decimonónica, el apelativo Andallón procedía de su abuelo paterno, nacido en Sª Mª de Andallón, en Las Regueras. Tanto ella como Xuaca animaban a voces a los ovetenses a unirse a los patriotas, y arrancaban con sus propias manos los pasquines oficiales que les amenazaban con la pena de muerte; merecen el reconocimiento de todos. Poco después, el impresentable Borbón Fernando VII no se cansaba de felicitar al ya “emperador” francés por sus victorias en España, y llegó a pedirle que le casara con alguna sobrina suya, además de solicitarle también el nombramiento de su hermano Carlos como general de Francia. ¡POR ESTE INDESEABLE PERDIERON LA VIDA TANTOS ESPAÑOLES, NO SOLO DURANTE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA, SINO DESPUÉS DE 1814, CUANDO RECHAZÓ LA CONSTITUCIÓN DE 1812, Y HASTA SU FALLECIMIENTO EN 1833! CONDENÓ A MUERTE A DESTACADÍSIMOS LÍDERES. MUCHOS LO PAGARON CON SUS VIDAS Y OTROS CONSIGUIERON ESCAPAR A INGLATERRA (Porlier, Lacy, Flórez Estrada, Mendizábal, Espoz y Mina, Mariana Pineda, Riego, El Empecinado, Agustín Argüelles, Toreno, Torrijos, la muerte de Jovellanos en 1811 impidió que fuera condenado también…..) Eso sí, volvió a restaurar el Santo Tribunal de la Inquisición, y clausuró las Universidades. Quizá los veinte años de la sangrienta dictadura de Fernando VII (con la salvedad del Trienio Liberal de 1820-23) hayan sido decisivos para el atraso económico y científico que relegó a España al furgón de cola de la Europa Occidental durante más de un siglo.

Por todo lo expuesto, empecemos los asturianos a darle el significado que se merece al 25 de mayo, primera vez en la historia que el pueblo se declaró soberano, significando esto que el pueblo se gobernaba a sí mismo y nombraba a sus representantes. Y sucedió en Asturias.






martes, 27 de abril de 2021

II DISTINCIÓN REPUBLICANA DEL A.R.A.



El pasado sábado 24 de abril, en la localidad  asturiana de Pola de Laviana, el A.R.A. hizo entrega de la II Distinción Republicana al poeta minero y socio de la entidad D. Albino Suárez. Su ejemplo de vida y su republicanismo intachable le hicieron merecedor de este galardón. 



En el acto, que se celebró en la casa de cultura de localidad con las medidas sanitarias correspondientes a la pandemia que padecemos, intervinieron: 

Alejandro Villa ( Presidente del Ateneo Republicano de Asturias)
Julio Luis García ( Alcalde de Pola de Laviana - Asturias)
Begoña Serrano ( Directora General de Emigración y Memoria Democrática)
Albino Suárez ( Poeta minero y republicano)



También hubo una actuación del cantautor  Rafa Lorenzo, amigo  del homenajeado. 

Os dejamos los vídeos de las distintas intervenciones  en orden a como se produjeron. 

Intervención del Alcalde de Pola de Laviana ( D. Luis García ) 





   


























jueves, 15 de abril de 2021

NOVENTA AÑOS DE LA PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA

Alejandro Villa Allande

Presidente del Ateneo Republicano de Asturias

Diario La Nueva España 14.04.2021



Pues sí, ya han transcurrido noventa años del día en el que mi hermano Rufino, con lengua de “trapo” todavía, gritaba desde el balcón del primer piso de la calle Julián Duro, de La Felguera, “¡¡VIVA LA REPÚBLICA”!!, repitiendo así la proclama de cientos de personas que desfilaban entusiasmadas ante el final de la detestada monarquía borbónica.

El honor de la primera proclamación lo tuvieron dos ciudades norteñas: la industrial Eibar, y la rural Sahagún de Campos. El que se atrevió a hacerlo en la ciudad leonesa, D. Benito Pamparacuatro Franco, era hijo de asturiano y sahagunesa. Tras el golpe de julio de 1936 fue fusilado en el Hostal de S. Marcos, de León. El alcalde de Eibar, D. Alejandro Tellería Estala, hijo de palentinos, capturado y enviado al penal de Burgos, falleció en 1939. Buenos ejemplos de lo que sería la dictadura de Franco; había que “eliminar a todos los que no piensen como nosotros” (General Mola).

Se estaba conmemorando estos días la inclusión del voto femenino en la Constitución republicana de 1931. Y se consiguió antes que en Francia, Suiza, Italia….

Siempre me gusta destacar la enorme influencia que la Institución Libre de Enseñanza ejerció en la República de 1931. Y quizá la labor más destacada de esta para sacar al país de su atraso secular se cristalizó en la política educativa del nuevo Gobierno. La construcción de miles de escuelas, la formación de miles de maestros (se aumentó la plantilla de Primaria y de Secundaria en 13.500 profesores los dos primeros años de la República, y se subieron los sueldos), las bibliotecas, fijas y ambulantes, las Misiones Pedagógicas con la participación de destacados intelectuales, el teatro, la poesía y el cine  llevados a todos los rincones del país. Se pretendía acabar con el analfabetismo, que alcanzaba a la tercera parte de la población, para poner unas bases sólidas a la modernización de España. Por cierto, el cuerpo de maestros de la República quedó diezmado con fusilamientos masivos, cárcel, destituciones y exilio: “ABAJO LA INTELIGENCIA, VIVA LA MUERTE”, le gritaron a D. Miguel de Unamuno en octubre de 1936 en “su” Universidad de Salamanca. 

En esta brevísima reseña de lo que pudo ser un país democrático si la España facciosa (grandes fortunas, iglesia católica y sectores del Ejército, con la decisiva intervención militar y económica de la Italia fascista y la Alemania nazi) no lo hubiera impedido, termino con el sabio lema con que nos despedimos los demócratas: ¡SALUD Y REPÚBLICA! Para todos.




domingo, 21 de marzo de 2021

UN ALEGATO A LA REPÚBLICA

 

Juan Luis Vallina Ariznavarreta

(Vocal Ateneo Republicano de Asturias)


"Muchos nos sentimos herederos de aquellos valores republicanos. Valores de compromiso social y de libertad"




Se van a cumplir 90 años de la llegada de la Segunda República a España, su corta vigencia, al ser interrumpida por un golpe de Estado que trajo después 40 años de oscuridad y una posterior convalecencia  que a veces parece alargarse, no resta ni un ápice su brillantez. Fue un proyecto político que de haber prosperado habría logrado que la sociedad española se hubiera equiparado con mucha más rapidez a las grandes sociedades modernas. Si hubiera tenido continuidad el proyecto político de la República, habría dado respuesta a algunas de las heridas que todavía hay en la sociedad española y habría reparado algunos de los atrasos históricos que vivimos.

No pretendo que sea ésta una declaración de nostalgia. Ni mucho menos. Pero si es justo decir desde el reconocimiento y admiración por los valores republicanos que la República quiso transformar España para convertirla en un país más justo, progresista y avanzado. Un país en el que se combatiera la desigualdad-que en aquellos años era escandalosa- y se acabara con privilegios feudales que todavía existían bien entrado el siglo XX.

 Fueron muchos los hombres y mujeres entregados a ese proyecto que reconoció los derechos de las mujeres, intentó universalizar la cultura y la educación, combatió el imperante analfabetismo, quiso modernizar la justicia, construir un Estado federal y ser un país puntero en la Ciencia y el Arte. Fue un proyecto político que intento modernizar nuestro sistema agrario y convertirnos en un país laico en el que la iglesia no tuviera poder de decisión política.

La Republica diseñó un Estado moderno a pesar de las dificultades. Basta ver los avances logrados en numerosas disciplinas durante aquellos años y el yermo cultural, social y político que vino después.

Ahora que hay ciertas corrientes de falsos historiadores que quieren confundir y desprestigian lo que supuso la República –en la que por supuesto no todo fue idílico-, conviene reivindicar esa época democrática y de progreso, en la que hubo gobiernos de todas las ideologías y en la que se consiguieron indudables logros sociales.

Muchos nos sentimos herederos de aquellos valores republicanos. Valores de compromiso social y de libertad. De trabajo por construir una sociedad más justa e igualitaria. Se van a cumplir 90 años, han sucedido muchas cosas en este país y siempre hay que mirar hacia adelante.

Nuestro actual modelo nos permite defender la esencia de lo que defendían aquellos hombres y mujeres  de la España de los primeros años 30 del siglo pasado. De ahí que debamos propiciar un debate sobre el modelo de Estado, que cobra clamor social y que ha de asumirse con el grado de madurez y consenso que la causa exige. Mientras, el legado de la República debe ser reconocido, aplaudido y su memoria reparada tras ser condenados muchos de ellos a la muerte y, en el mejor de los casos a la depuración y al exilio. Noventa  años después de aquel corto  pero intenso sueño de avance y progreso, quiero rendir en estas páginas del Ateneo Republicano de Asturias, mi pequeño homenaje, apostando por un proceso constituyente que nos lleve a la Tercera República no solo como forma de Estado, sino como una nueva concepción caracterizada por determinados principios, valores, contenidos y un funcionamiento institucional vinculado a la realidad social.

Rechazo la monarquía porque supone reservar para una familia la magistratura del Estado, excluyendo al resto de la sociedad y manteniendo constitucionalmente un régimen de irresponsabilidad que constituye el caldo de cultivo ideal para la corrupción y en el caso de la monarquía española, consagra un modelo patriarcal al preferir la sucesión masculina a la femenina.

Asumo por tanto la tradición republicana de libertad como emancipación individual y colectiva y como modelo de participación social.

.

jueves, 11 de marzo de 2021

HOMENAJE A LA "NIÑA DE LA PAZ"

La  Nueva España 07·03·21


Multitudinario homenaje en El Arbeyal a la presidenta de los Niños de la Guerra, fallecida hace unos días: “Debe ser modelo para las jóvenes”

 Salió del puerto de El Musel rumbo a lo desconocido junto a sus tres hermanas, y acabó viviendo una vida de película antes de retornar a su Gijón del alma para ser la voz de los Niños de la Guerra de Asturias, los pequeños evacuados a la Unión Soviética para escapar del terror de una Guerra Civil que atronaba la ciudad y la República. Araceli Ruiz Toribios falleció a los 96 años hace unos días, pero su figura menuda y su energía sin límites permanecerán para siempre en Gijón. Y así lo dejaron claro ayer las decenas de personas que se dieron cita junto al monumento a los “niños y niñas de la guerra” en la playa de El Arbeyal para rendirle un homenaje de claveles rojos, poesía, música y recuerdo.

Pese a lo desapacible de la tarde, nadie quiso perderse un acto entrañable, con cortes de audio de la propia Araceli, explicando, como lo hizo tantas veces, el periplo que la llevó hasta la lejana Rusia en un carguero, en el que embarcó tras conocer su madre que en aquel país estaban dispuestos a recibir a los niños que huían de un presente de bombas y desaliento en busca de paz y esperanza. Junto a sus hermanas partió el 23 de septiembre de 1937 rumbo a San Petersburgo, entonces Leningrado, donde “nos recibieron no como hijos bastardos de la República, sino con pancartas de bienvenida y toda la ciudad volcada en el puerto para acogernos”.

Fue una travesía larga, como se recordó en el homenaje de ayer, trufado de canciones interpretadas por Anabel Santiago, como la emotiva “Sin tu latido” de Luis Eduardo Aute. En su periplo vital acabaría estudiando Ingeniería de Caminos en Moscú, aunque su título nunca fue convalidado en España. Fue traductora de ruso en Cuba, donde conoció al Che Guevara, y donde pudo reencontrarse con su familia gracias a su amistad con él. También trabajó en Radio Moscú, y trató de regresar a Gijón dos veces.

La primera, en 1966, con el resultado de su detención e interrogatorio acerca de sus actividades en Cuba. La última, la definitiva, fue en 1980, tras jurarse Araceli Ruiz que nunca más volvería a poner los pies en España hasta la muerte del dictador. Volvió a su barrio, El Natahoyo, hace 40 años, y desde entonces hasta su fallecimiento, hace algo más de una semana, no dejó de luchar por la libertad, la justicia y el reconocimiento de todos los niños y niñas que salieron de España rumbo a Rusia.

Araceli Ruiz

                                       Araceli Ruiz ÁNGEL GONZÁLEZ

Tal como aseguraba ayer Esther Crespo, coordinadora del Área de la Mujer de IU en Gijón, los “niños de la guerra”, con cada vez menos supervivientes, se han quedado un poco huérfanos tras el fallecimiento e Araceli. Pero “nos queda su gran legado, que fue la solidaridad e n su más amplio sentido”, y no sólo “defendiendo sus ideas y difundiendo su historia, en la que siempre estuvo presente la solidaridad del pueblo soviético cuando llegó como refugiada; ella era también solidaria con absolutamente todas las luchas”, recordó Crespo. no en vano, cuando recibió el premio Pasionaria en el año 2015 “estaba de plena actualidad el drama de los refugiados de Siria, y ella hizo muchísima campaña en favor que se acogiera a los refugiados igual que habían hecho con ella en su momento”.

Por ello fue “una mujer increíble que tiene que ser modelo y figura para las jóvenes a partir de ahora”, apostó Esther Crespo, habida cuenta además de la sintonía que la unía con los adolescentes cada vez que iba a dar una charla a un centro educativo. “Era impresionante cómo la escuchaban en silencio y al terminar todos querían abrazarla y hacerse fotos con ella”.

El historiador Leonardo Borque quiso recordar cómo Araceli Ruiz era la memoria viva unos tiempos infames, con la desgracia añadida de que después de la guerra de la que huían también tuvieron que sufrir la invasión nazi de la URSS. “A través de la asociación Pablo Miaja resolvió muchos problemas, y ahora el testigo que ella dejó nos pasa ahora a las entidades que seguimos su camino”. Decenas de ellas, todas representadas ayer en El Arbeyal, entre los versos recitados por Alejandro Villa, del Ateneo Republicano y las docenas de claveles para decir alto que “su memoria vivirá para siempre”.

Lectura de poemas a cargo del presidente del A.R.A. ( Alejandro  Villa Allande) 


Más información del acto en : 






domingo, 28 de febrero de 2021

Comunicado : Fallecimiento de Araceli Ruiz ( "niña de la guerra" )

 “Hay que ser solidario con quien llega como lo fueron conmigo”

Araceli Ruiz Toribios

Araceli Ruiz / ANGEL GONZÁLEZ
Araceli Ruiz / ANGEL GONZÁLEZ 


LAS ORGANIZACIONES

ASOCIACIÓN NIÑOS DE RUSIA – ACCIÓN EN RED ASTURIES – ARCHIVO GUERRA Y EXILIO – ÁREA DE LA MUJER I.U. – ASOCIACIÓN LÁZARO CÁRDENAS – ASTURIAS LAICA – ASTURIAS SOCIALISTA – ATENEO OBRERO DE GIJÓN – ATENEO REPUBLICANO DE ASTURIAS -FAMYR – GRUPO ELEUTERIO QUINTANILLA – I.U. ASTURIAS – PARTIDO COMUNISTA DE ASTURIAS – PLATAFORMA POR LA MEMORIA DEL PAÍS VALENCIA – SOCIALISMO Y REPÚBLICA ASTURIAS – VALENCIA LAICA – ASOCIACIÓN JOSÉ MALDONADO GONZÁLEZ – FUNDACIÓN JUAN MUÑIZ ZAPICO – FAMILIARES DE VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO FOSA 128 PATERNA – ASSOCIACIÓ FAMILIARS FOSSA 100, PATERNA – ASOCIACIÓN DE FAMILIARES VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO FOSA 115, PATERNA- FUNDACIÓN ANDREU NIN DE ASTURIES.

 COMUNICAN QUE :

    El pasado 26 de febrero se nos fue para siempre el gran corazón y la eterna sonrisa de Araceli Ruiz Toribios.

Araceli, la de los niños de la guerra, vivió 96 años. Una larga vida. Una vida plena que, como ella misma decía, no la cambiaría por ninguna otra.

              El 23 de Setiembre de 1937, con 13 años y junto a otras tres hermanas, salió de España desde el puerto de El Musel con la expedición de más de mil niños y niñas, cuyos padres intentaban salvarlos de los horrores de la guerra en Asturias. Embarcaron para Leningrado sin saber que iban a ser los protagonistas de una de las grandes epopeyas del siglo XX: “Los niños españoles en Rusia”. Separados de sus padres, fueron acogidos por un país en el que todo les era extraño y que, sin embargo, les ofrecía un bienestar y una educación que nunca habían disfrutado en España y que les ofrecía también una paz aniquilada en España por el fascismo.  

Sin embargo, esta paz no duraría mucho tiempo. Rusia fue invadida por las tropas de la Alemania nazi y comenzó el largo camino de la evacuación hacia el Este, acompañados de sus maestras y cuidadores.

   Este relato es toda una odisea contada cientos de veces por Araceli. Volvió a Moscú acabada la guerra. Estudió ingeniería de caminos y participó en la reconstrucción de la URSS. Tras su regreso a España, su experiencia laboral y su titulación académica nunca fueron reconocidos.

Fue enviada a Cuba en 1962 como traductora por el gobierno soviético. Conoció al Che Guevara. Gracias a él, sus padres pudieron viajar a la Habana y encontrarse después de tantos años de separación. Regresó de nuevo a Rusia y trabajó en radio Moscú con el nombre de  Elena Ivanova. Estuvo en varios congresos en Paris. En el año de 1966 volvió por primera vez a España (Gijón) donde fue detenida e interrogada por la policía sobre su estancia en Cuba, y juró no volver hasta que muriera Franco.

Cuando en 1980 volvió definitivamente a España, a su Gijón del alma, decidió dedicarse hasta el fin de sus días a la difusión y conocimiento de “Los niños de la Guerra”. Era su causa, era lo que daba sentido a su vida y a la que dedicaba toda su energía, su simpatía y sus desvelos. 

Queremos destacar y recordar los valores de Araceli:

Araceli fue ante todo una mujer optimista, solidaria y luchadora. Siempre de buen ánimo y con una sonrisa que nunca la abandonaba. Parece mentira cómo en un cuerpo tan menudo podía caber tanto entusiasmo.

             Araceli fue una gran mujer. Honesta y entregada, generosa sin límites. Allí donde pudiera, y se le solicitara una ayuda, no se lo pensaba dos veces. Como presidenta de la Asociación “Niños de la guerra” les ayudaba en las traducciones y en las dificultades y reclamaciones ante la administración. Recibía en su casa a los que venían de Rusia y no tenían residencia, incluso abrió su puerta a muchos emigrantes sin domicilio para empadronarlos.

  Su entrega y compromiso fue incluso más allá de la defensa de los niños de la guerra. Siempre apoyó las reivindicaciones feministas y las de los movimientos sociales.

       Araceli fue una mujer agradecida. Sabía que si había alcanzado un alto nivel de estudios y cultura se lo debía, como ella decía, al pueblo ruso y a la Rusia Soviética. 

Ella, una española nacida en un pueblo de Palencia, afincada de niña con sus padres en el Natahoyo (Gijón), llegó a vivir en un bloque de apartamentos en Moscú teniendo por vecina a la secretaria de Lenin.

 En los últimos años de su vida Araceli, en su misión de dar a conocer la gran tragedia de los niños de la guerra, quiso difundirla entre los jóvenes. Y se dedicó a dar conferencias en muchos centros educativos, de primaria y secundaria. Fundamentalmente en Asturias, pero también visitó Valencia, Madrid, León y Cartagena.

  Era emocionante ver cómo llegaba al alumnado, y de qué manera se entusiasmaban cuando contaba las anécdotas con el Che Guevara, y cómo al final de las conferencias chicos y chicas querían abrazarla y fotografiarse con ella. Los alumnos y alumnas sentían la experiencia directa de haber recibido una gran clase sobre la memoria histórica.

    Araceli, al contar sus historias como niña de la guerra, transmitía un mensaje: Ella no era una niña de la guerra, era una niña de la paz. Su testigo lo recoge ahora la Asociación “Niños y niñas de Rusia”.

Araceli se ha ido. Su persona ha concluido su ciclo vital. Pero nos queda su memoria. Su ejemplo y su trabajo.

      Las organizaciones que firman este comunicado consideran que es obligación de cuantos la conocimos y compartimos sus ideales rendirle el merecido homenaje que tendrá lugar el  sábado 6  de Marzo  a las 17.30h    en la playa de El Arbeyal  en donde, después de las intervenciones, se pedirá a los asistentes depositen claveles rojos al pie del monumento a los niños y niñas de la guerra.

En Gijón a  27 de febrero del 2021

Araceli Ruiz, primera por la izquierda, con sus hermanas   a la llegada de la URSS en 1937
.




viernes, 26 de febrero de 2021

Sobre la Segunda República.

Alejandro Villa Allande  (Presidente del Ateneo Republicano de Asturias)

Diario El Comercio ( Gijón/Asturias) 



Me siento impelido a escribir para recordar algunos aspectos de la política de la Segunda República, hoy (ayer para ustedes, los lectores) que se cumplen 82 años de la muerte en el exilio francés de D. Antonio Machado, y que es víspera del día en el que unos funcionarios del Estado, que tienen el que deberían considerar privilegio de portar armas (nunca contra el pueblo que les paga sus sueldos), y acaudillados por el teniente coronel Tejero, intentaron hace cuarenta años que nuestras incipientes libertades quedaran cercenadas durante otra temporada, más o menos sangrienta.

He leído recientemente que la República fue poco menos que un desastre. Resumirla con una serie de afirmaciones muy superficiales no es serio. Fueron cinco años muy complicados, con una crisis económica de alcance mundial, muchísimo peor que la que estamos soportando actualmente, con la llegada al poder de Hitler en Alemania, con Mussolini afianzado en Italia, y con el más serio intento de vida democrática en España, en medio de un clima nada favorable. Se habla de “aproximadamente 2.500 muertos por violencia política entre 1931 y 1936”. Cinco años. Exactamente los mismos que transcurrieron de 1939 a 1944, en los que ya no había partidos, bueno, perdón, uno solo, FET y de las JONS, y en los que unas cincuenta mil personas, tan españolas como los vencedores, fueron fusiladas por el “patriótico” régimen de Franco. Habría que añadir los miles que perecieron en las cárceles (¿les suena un tal Miguel Hernández?) y los que no sobrevivieron en los campos de concentración y posteriormente en los batallones de trabajo. Un auténtico genocidio. Seguimos siendo el país desarrollado con más restos de asesinados en innumerables cunetas y campos de España. Hablar de “paseos” refiriéndose solamente a los asesinatos cometidos por incontrolados, nunca por el Gobierno republicano, es ocultar la verdad. Muchos más “paseos” y asesinatos  tuvieron lugar en los primeros años de la violenta dictadura de Franco. Sin comparación posible. Y la persecución, atenuada con el paso del tiempo, nunca desapareció. Cito una frase de D. Rafael Azcona: “He tenido mucho éxito como escritor y guionista para el cine, y materialmente vivo mucho mejor que cuando era mancebo de farmacia. Pero le digo que hubiera preferido seguir con ese humilde empleo con tal de no haber sufrido la dictadura”.


Monumento a la Segunda República ( Masnou- Oriol Rius i Camps en 2007)
(Monumento a la Segunda República
 ( Masnou- Oriol Rius i Camps en 2007)

La Segunda República, a pesar de toda la basura que pretendan echarle encima, fue el intento más serio y democrático de modernización de España, dominada durante muchos siglos por el absolutismo, la Iglesia Católica, y las grandes fortunas. Deberíamos preguntarnos por qué la República dedicó tanto esfuerzo a la construcción de escuelas (en cinco años más que en los cuarenta anteriores) y a la formación de maestros, por qué España fue uno de los primeros países en reconocer el voto femenino, por qué se aprobó una legislación laboral avanzada y una Reforma Agraria que hizo poco debido a la radical oposición de los poderosos terratenientes, aliados con la derecha. Y por qué la inmensa mayoría de una generación inigualable de intelectuales, científicos y artistas tuvo que exiliarse y colaborar a enriquecer a otros países, desde Francia a Estados Unidos, México, Argentina, etc. Manuel de Falla, Severo Ochoa, Juan Ramón Jiménez

En fin, la República democrática, con todos los políticos elegidos por el pueblo, es la forma de gobernarse más racional que existe. Ningún sentido tiene que todavía el Jefe del Estado sea una persona que lo hereda de su padre que, a su vez, fue nombrado por el general Franco, ese individuo que era capaz de ir firmando sentencias de muerte mientras desayunaba.